El señor de las moscas, de William Golding

El señor de las moscas, de William Golding

Reseña del libro El señor de las moscas, de William Golding.

«El señor de las moscas» es una novela escrita por William Golding y publicada por primera vez en 1954. La historia sigue a un grupo de niños británicos que se ven obligados a sobrevivir en una isla desierta después de un accidente de aviación. Con el tiempo, los niños intentan crear una sociedad, pero las tensiones y conflictos eventualmente surgen, llevando a una lucha por el poder y la sobrevivencia.

La novela narra la historia de un grupo de niños británicos que se encuentran atrapados en una isla desierta después de un accidente aéreo. Los niños establecen una sociedad en la isla y nombran a un líder, Ralph, para dirigirlos. Sin embargo, Jack, el «señor de las moscas», desafía el liderazgo de Ralph y los chicos se dividen en dos bandos. Mientras que uno sigue a Ralph, el otro obedece a Jack. El libro explora temas como el liderazgo, la humanidad y la sociedad, el bien y el mal, y cómo los seres humanos pueden llegar a lo más bajo cuando se enfrentan a situaciones extenuantes. La novela ha sido ampliamente estudiada en la escuela secundaria y universitaria, en particular por los temas de la civilización, el orden social y la disolución de la moral.

La novela es conocida por su exploración profunda y perturbadora de la naturaleza humana, y es considerada como una de las mejores novelas de la literatura contemporánea. Golding utiliza la microsociedad de los niños para reflexionar sobre las tensiones que existen entre la civilización y la savia, y cómo las instituciones humanas como la religión y la justicia son utilizadas para controlar y domesticar la naturaleza humana.

El personaje principal, Ralph, es un líder carismático que lucha por mantener la civilización y la moralidad en la isla. A medida que los conflictos se intensifican y la sociedad se desintegra, Ralph debe enfrentar su propia moralidad y su lucha por mantener su humanidad. Por otro lado, el personaje de Jack representa la pura savia humana, y su lucha por el poder y la dominación es una exploración inquietante de la naturaleza humana.

Además de los personajes, la narrativa de Golding es intensa y emotiva, y su habilidad para crear una atmósfera de tensión y misterio es impresionante. La descripción detallada de la isla y su belleza natural contrasta con la violencia y la brutalidad que ocurre en su interior, creando un ambiente hipnótico y perturbador.

En resumen, «El señor de las moscas» es una obra maestra de la literatura y una obra de arte perturbadora. Es una historia que debe ser leída y apreciada por todos aquellos que buscan una reflexión profunda y aterradora sobre la naturaleza humana. La habilidad de Golding para combinar una narrativa intensa con una exploración filosófica hace de «El señor de las moscas» una obra atemporal y una experiencia de lectura inolvidable.


El señor de las moscas, de William Golding
2.021 Valoraciones
El señor de las moscas, de William Golding
Urdida en torno a la situación límite de una treintena de muchachos en una isla desierta, El Señor de las Moscas es una magnífica novela que admite lecturas diferentes e incluso opuestas.

En efecto, si algunos pueden ver en esta indagación de William Golding en la condición humana la ilustración de que la agresividad criminal se halla entre los instintos básicos del hombre, otros podrán considerarla como una parábola que cuestiona un tipo de educación represiva que no hace sino incubar explosiones de barbarie prestas a estallar en cuanto los controles se relajan.


William Gerald Golding (Newquay, 19 de septiembre de 1911-Perranaworthal, 19 de junio de 1993) fue un novelista y poeta británico, galardonado con el premio Nobel de literatura en 1983, conocido especialmente por su obra El señor de las moscas.


De igual manera que te hablamos del libro El señor de las moscas, de William Golding, en las siguientes secciones puedes encontrar:

El sitio Web Mapa de Libros ofrece contenidos patrocinados, anuncios y/o enlaces de afiliados.